Fundamentos básicos de la Dieta Barf en perros y gatos

Carne fresca dieta barf

Dieta BARF (acrónimo de Biologically Appropriate Raw Food) es la costumbre de alimentar a perros, gatos con una dieta compuesta de alimentos crudos. En castellano se utiliza el término ACBA  “Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados” o “Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada”.

Esta dieta fue diseñada por el veterinario australiano Ian Billinghurst, basada en la concepción de que los perros y gatos están diseñados para comer alimentos crudos. Dr. Ian Billinghurst en su libro «The BARF diet» describe una tabla de cantidades que oscila entre el 2% y el 10% del peso corporal del animal

La dieta Barf propone una alimentación a base de proteína de origen animal, a la que se añade un pequeño porcentaje de frutas y verduras. Se trataría de asemejar lo que un perro comería en libertad, ya que nos remontamos a sus ancestros. Se trataría de presas (carne fresca).

Se han formulado una variedad de argumentos sobre los problemas de salud asociados con la comida comercial y seca para las mascotas. 

¿Qué carnes son recomendadas en la dieta Barf?


Es recomendable ir variando la carne, bien sea de pavo, pollo, cerdo o vaca. Órganos como el corazón de ternera, higadillos de pollo, vísceras, cartílagos, huesos carnosos cómo la carcasa de pollo, alitas, cuellos.

Se debería incluir algunas frutas saludables sin corazón ni pepitas cómo la manzana, la pera, el plátano. Verduras cómo las espinacas, la calabaza, la coliflor. Cereales cómo el arroz de manera opcional.

Es imprescindible congelar la carne durante 3 días para eliminar todo riesgo de salmonelosis, toxoplasmosis o triquinosis. Si cuidamos que la carne que damos a nuestra mascota sea fresca, los riesgos se minimizan mucho.

Digerir y asimilar la comida en perros y gatos


La digestión de perros y gatos es diferente a la de otros animales, las principales diferencias son los dientes, el pH del estómago y el tiempo de digestión.

  • La boca de perros está diseñada para desgarrar y triturar huesos, no para masticar. Levanta el labio superior y compara tus caninos con los caninos de tu peludo.
  • El pH del estómago. Los humanos tenemos un pH 4-5 diseñado para realizar la digestión de los vegetales, aunque con una eficiencia menor a la de los herbívoros. Perros y gatos tienen un pH 1-2 diseñado para digerir carne y es el primer paso para eliminar cualquier tipo de bacteria nociva presente en los alimentos. La presencia de cualquier patógeno en pequeña cantidad será eliminada en el estómago.
  • Los humanos tenemos un tiempo de digestión (6-8h) mucho mayor que nuestras mascotas (4h dieta natural/ 8h piensos secos). Uno de los primeros cambios que detectarás en la transición a la dieta natural es que el tiempo de digestión se reduce.

Beneficios de la dieta BARF


Alimentar a un perro con productos naturales de calidad no tiene comparación, su energía, su pelo, su olor e incluso sus heces son totalmente diferentes. Incluso los perros que generalmente tienen mucha ansiedad y van comiendo todo lo que encuentran por la calle, incluyendo heces de otros animales, se tranquilizan y comienzan a mostrarse menos ansiosos.

El veterinario y defensor de la alimentación cruda, Tom Lonsdale, asegura que las bacterias de los alimentos secos o enlatados o croquetas comerciales se pegan a los dientes y permiten la proliferación de bacterias provocando «dolor en las encías, mal aliento y envenenamientos bacterianos que afectan al resto del cuerpo». Lonsdale, además, dice que los perros carecen de las enzimas necesarias para digerir los granos y el material vegetal 

Y es que la alimentación natural influye y mucho en el estado del pelo y la piel del perro, haciendo que sea más brillante y bonito.

Son muchos los perros intranquilos que tras cambiar a la dieta BARF comienzan a relajarse y perder la ansiedad, debido a los beneficios que aporta en su organismo la comida natural.

Cuando nuestro perro come pienso – con una gran cantidad de ingredientes no son asimilables (ingredientes de relleno)- sus heces son voluminosas. Cuando un perro se alimenta con productos naturales, aprovecha casi todo, por lo que sus heces son más pequeñas y apenas emiten olor. El perro también deja de tener gases.

El sarro se origina principalmente por comer pienso y comida seca prefabricada. Al comer productos naturales entre los que se incluyen huesos carnosos, sus dientes se limpiarán y el sarro dejará de ser persistente.

¿Cómo realizar el cambio a la dieta BARF?


Al principio, es bueno combinar comida cruda y cocida. Los perros toleran mejor las verduras si están cocidas, ya que les resulta más fácil digerirlas. Es una buena idea dárselas cocinadas y combinarlas con el resto de alimentos en estado crudo. Congela primero la carne y el pescado para evitar infecciones bacterianas.

Un cambio radical en la dieta de tu perro puede ocasionarle pequeños problemas intestinales. Es mejor realizar el cambio gradualmente, mezclando los alimentos crudos con su pienso habitual y aumentando poco a poco los porcentajes de comida cruda durante dos o tres semanas.

La dieta de alimentos crudos no es adecuada para todos los perros. Algunos perros mayores no la toleran bien. Observa su pelo, sus heces, cualquier signo de malestar, para asegurarte de que a tu perro no lea afecta de manera negativa. Ante cualquier síntoma grave, acude a tu veterinario.

Si estás interesado en compartir experiencias y seguir aprendiendo cómo alimentar de manera más natural a tu perro o gato, puedes unirte a estos grupos de Facebook. Facebook grupo público

Comentarios cerrados.