Blog SuperPet

Nuestras tiendas:

10 curiosidades sobre animales muy interesantes

datos interesantes animales

Te contamos en este post 10 curiosidades sobre animales que seguro que llaman tu atención para celebrar contigo el Día Mundial de los Animales.

Un año más celebramos el Día Mundial de los Animales en Superpet, y con ello lo afortunados que somos por poder convivir con especies tan distintas y a la vez tan increíbles. 

El motivo de celebrarlo el 4 de octubre es debido a que coincide con el santo de los animales, san Francisco de Asís, el cual afirmó en el año 1200 que todos los seres que habitamos en la Tierra somos criaturas de Dios. 

Por desgracia, la celebración de este día también trae consigo una labor de concienciación: según la WWF nos estamos enfrentando a la sexta extinción masiva de la biodiversidad del planeta. Al contrario que las cinco veces anteriores, esta sexta extinción ha sido causada por la mano humana y por nuestra incapacidad de emplear de forma sostenible todos los recursos que nuestro planeta puede ofrecernos.

Así que, para rendir homenaje a las grandes criaturas que conviven con nosotros, os traemos una recopilación de las 10 curiosidades sobre animales más interesantes que hemos encontrado. ¡Tomad nota!

No, los gatos no tienen siete vidas

Todos sabemos que los felinos poseen un aura mágica y especial, más aún cuando se trata de explicar cómo son capaces de ser tan flexibles, tener esos reflejos de ninja y atravesarte el alma con sus pupilas rasgadas.

No son pocas las culturas que han hecho hincapié en este aire místico de los felinos, hasta el punto de que en muchas sociedades se considera que los gatos tienen siete vidas, ¡e incluso nueve!

Sin embargo, tenemos el deber de deciros la verdad y lamentablemente desilusionaros: los gatos no tienen siete vidas.

Este dicho surge debido a que el número siete se considera una cifra mágica, un número de buena suerte (siete días de la semana, siete arcángeles, siete pecados capitales…); e incluso en culturas como la griega se tenían a estos animales como seres divinos con capacidad de contacto con entes de otras dimensiones.

En países anglosajones, en vez de siete, son nueve vidas por la Enéada que formaban los nueve dioses egipcios que forman su panteón, influencia que ha trascendido más adelante a estas zonas. Se les consideraba portavoces de la voluntad de los dioses.

Pero en realidad, nuestros queridos felinos solo tienen una vida. Eso sí, podemos considerar místicas sus habilidades: son tremendamente ágiles, rápidos, flexibles y con una vista muy aguda. Además, son capaces de sobrevivir a caídas desde grandes alturas gracias a que usan su cola como enderezador durante el vuelo.

Así que, aunque solo tienen una vida, te aseguramos que sus habilidades son dignas de auténticos supervivientes.

cosas que no sabías sobre animales

Los toros no distinguen el color rojo

Otra creencia muy arraigada en nuestra cultura es que los toros son especialmente irascibles cuando ven el color rojo, de ahí que durante las corridas acudan de lleno a por el torero que tiene la muleta roja.

Tenemos aquí otro dato interesante para ti: los toros son daltónicos. Son incapaces de distinguir los colores, ven en escala de grises, negro y blanco. 

Entonces, ¿por qué se alteran tanto y van de cabeza a por el torero? Pues bien, esto ocurre por varias circunstancias:

  • la ondulación de la tela;
  • el griterío del público;
  • los constantes pinchazos y ataques;
  • la excitación previa a la que se ven sometidos antes de salir al ruedo.

Así que, como puedes comprobar, el color no es un aliciente, de hecho no influye en absoluto.

Los camellos no guardan agua en las jorobas

¿Te enseñaron de pequeño que los camellos y los dromedarios guardan agua en sus respectivas jorobas?

¡Pues no! A pesar de esta extendida creencia, acentuada por el hecho de que su hábitat natural (el desierto) es extremo para conseguir este líquido vital, lo cierto es que los camellos no guardan en sus jorobas ningún depósito de agua.

Lo que guardan es grasa. ¿Por qué? Por el mismo motivo que nosotros: supone un almacén extra de energía para ellos que les permite gestionar no solo la falta de agua, sino también las condiciones extremas de temperatura: tanto el calor extremo durante el día como el frío excesivo nocturno. 

Los ratones prefieren el dulce más que el queso

Estos pequeños roedores que se cuelan en nuestras casas voluntariamente (o no) tienen un aspecto adorable y han sido protagonistas de muchísimas historias para niños. 

Lo cierto es que, a pesar de su adorabilidad, en realidad pueden llegar a ser una molestia si quieres tener los muebles intactos y tus zapatillas

Por suerte, ahora contamos con trampas que no causan daños a estos bichitos, sino que permiten atraparlos y después soltarlos donde nos plazca. Pero eso sí, para atraerlos a la trampa, ¡no utilices queso!

El queso, a pesar de que es un gran mito comúnmente aceptado gracias a la cinematografía, no les gusta nada a los ratones. Es lo típico que comen cuando no les queda más remedio (como nos pasa a los humanos), pero no les gusta de normal, no lo toleran bien y los puede llegar a repeler si son quesos muy fuertes. 

La mejor forma de tentar al ratoncito que tengas por casa es con dulces. Sí, todo lo que sea azúcar les encanta: el chocolate, la mantequilla de cacahuete, mermelada, etc.

Así que ya sabes, si quieres que el huésped inesperado de tu hogar salga a la luz, dale dulce y no se lo pensará dos veces.

Los peces tienen mejor memoria de lo que pensamos

Dory, el famoso pez de las películas de Buscando a Dory y Buscando a Nemo tiene un trastorno denominado amnesia anterógrada. Es un tipo de trastorno que provoca que el sufridor no tenga memoria a corto plazo. Por eso le cuestan tanto los nombres, se pierde con facilidad y no es capaz de retener la información completa de una conversación que acaba de tener.

Aunque es un trastorno típicamente humano, se dice que los peces tienen este tipo de falta de memoria de forma inherente en su especie. Sin embargo, este es otro mito extendido que no es cierto.

Los peces no tienen tan mala memoria, de hecho son capaces de recordar con mucha precisión zonas de peligro, relacionan estímulos con la localización de comida y poseen una capacidad de orientación muy envidiable para cualquier navegante.

¿Los elefantes temen a los ratones?

Si recordáis, en la película de Dumbo hay una escena en la que el ratón Timoteo suelta una reprimenda a las elefantes que se meten con las orejas del pequeño elefantito. En el momento en el que lo ven, saltan y corren asustadas llevadas por el pánico.

En realidad, los elefantes no pueden saltar, aparte de que el miedo a los ratones de los elefantes no es del todo cierto, aunque sí que es asociable con un pequeño inconveniente que sufren de verdad: los elefantes tienen muy mala vista.

curiosidades animales muy interesantes

Son grandes, cuidadosos, con su propio lenguaje de comunicación y cuentan con un curioso sistema matriarcal, pero su capacidad de visión es muy limitada. Por ello, cualquier cosa que tenga un tamaño reducido y se deslice a su lado con rapidez o brusquedad es capaz de asustarlo fácilmente, incluido un ser humano. No es que teman que se les metan por la trompa o las orejas, es que no lo ven bien.

De hecho, muchos de los ataques que suelen producirse al año por elefantes suceden precisamente porque las personas realizan movimientos bruscos y se acercan con poca delicadeza y cuidado a tocarlos. 

Así que podemos decir que realmente los elefantes a lo que tienen miedo es a los seres que no pueden distinguir bien

Los cocodrilos y los caimanes sí que pueden morir

Hay otro mito curioso sobre los animales y es que existen animales inmortales, como las langostas, los cocodrilos y los caimanes.

En este sentido tenemos que hacer un pequeño matiz: la mortalidad no solo se define por el envejecimiento celular, sino también por la capacidad de sufrir enfermedades, inanición, accidentes o caza por parte de otro ser vivo.

Por ende, muchas especies cuentan con el gran privilegio de no sufrir envejecimiento celular. Aquí hablamos de caimanes y cocodrilos por ser los más conocidos dentro de este ámbito, pero las langostas también entrarían en esta afirmación, e incluso ciertas especies de plantas y bacterias. Es más, hay una especie de medusa que puede revertir el paso del tiempo y volver a su forma de pólipo inicial para volver a comenzar su ciclo vital.

El término para definir mejor estos peculiares sucesos sería el de “amortalidad”, en el cual se puede afirmar que un ser vivo determinado no puede morir por el deterioro celular. Pero, por supuesto, existen otros factores ya descritos antes que pueden ser mortales.

En definitiva, no, la inmortalidad desgraciadamente no existe. Pero la amortalidad sí. ¿Seremos los próximos afortunados en conseguirla?

Las hormigas tienen una estricta organización social y jerárquica

De hecho podríamos decir que son muy similares a nosotros en cuanto a comportamientos sociológicos: someten esclavos, colaboran entre sí para cavar sus hogares y son muy organizadas a la hora de conseguir comida y cobijo, definiendo muy bien sus funciones. 

Así que, cuando ves colonias de hormigas correteando por el suelo, te aseguramos que tienen una finalidad, no están ahí por casualidad. 

Los perros no son daltónicos

Al contrario de lo que pasa con los toros, hasta hace poco se creía que los perros poseían un daltonismo completo y que solo eran capaces de ver en una escala de grises. 

En realidad, esto no es cierto. Nuestros amigos peludos poseen dos receptores de color: el correspondiente al azul y el correspondiente al amarillo. Para que te hagas una idea, nosotros tenemos capacidad de ver longitudes de onda en tres colores: rojo, verde y azul violeta, lo que hace que podamos ver una amplia gama de combinaciones en los mismos.

Sin embargo, los perros tienen un espectro cromado más limitado, por eso su sentido de la vista no es el más agudo. Eso sí, en olfato no les gana nadie. Su nariz es como nuestras huellas dactilares, son únicas en cada peludo. 

¿Sabes cuál es el animal más mortal para el ser humano?

datos curiosos sobre animales interesantes

En esta pequeña pregunta suele haber varias respuestas típicas:

  • los tiburones;
  • los cocodrilos;
  • las abejas o avispas;
  • las víboras;
  • las medusas.

Podríamos seguir añadiendo alguno más a esta lista negra, pero lo cierto es que ninguno de ellos es realmente el animal más mortífero para el ser humano.

Nuestro gran enemigo natural es pequeño, muy pequeño, y ya has coincidido con él en más de una ocasión a lo largo de tu vida. Tienen la capacidad de alimentarse de tu sangre, de zumbarte al oído todas las noches y no dejarte dormir y los restos que deja en tu piel son molestos por culpa de su veneno.

Efectivamente, el animal más mortal para el ser humano es el mosquito.

En especial, el mosquito anofelino es el que más vidas humanas se lleva cada año gracias a que es el que transmite la infección de la malaria: más de 400.000 muertes anuales, la mayoría en niños menores de 5 años.

Pero el de la malaria no es el único, también tenemos aquellos que transmiten el virus del Zika, la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa, etc. Por lo que no exageramos lo más mínimo al decir que no debemos infravalorar en absoluto a estos insectos, pues con una sola picadura pueden causar grandes estragos a nuestra salud.

¿Te han gustado estas 10 curiosidades sobre los animales? En Superpet queremos celebrar el Día Mundial de los Animales contigo invitándote a disfrutar de las mejores ofertas en piensos para perros y gatos de las mejores marcas: Archivet, Ownat, Alpha Spirit, etc.

Visítanos ya en la web de Superpet y aprovecha nuestros descuentos. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol