Blog SuperPet

Cuidados básicos para tortugas ¿Tu tortuga es de agua o de tierra?

Las tortugas son animales fascinantes: tranquilos, adorables y, sobre todo, muy longevos. La media de edad de una tortuga ronda los 50 años, e incluso algunas especies pueden llegar a sobrevivir hasta 100 años entre nosotros. ¿No es sorprendente?
Tortugas al sol. Cuidado de tortugas de agua y tierra.

Estos animales tan fantásticos no son tan fáciles de cuidar como parece en un primer momento. Las tortugas son animales fascinantes: tranquilos, adorables y, sobre todo, muy longevos. La media de edad de una tortuga ronda los 50 años, e incluso algunas especies pueden llegar a sobrevivir hasta 100 años entre nosotros. ¿No es sorprendente?

Sin embargo, uno de los grandes errores que se suelen cometer a la hora de adquirir estas exóticas mascotas es, por un lado, no tener en cuenta el tamaño y, por otro, no contar con un lugar adaptado a sus necesidades. 

Y es que no es lo mismo tener una tortuga de tierra que una tortuga de agua, al igual que no es lo mismo contar con una especie de pequeño tamaño que una especie de gran tamaño que crezca demasiado para el lugar que hemos pensado para ella. 
Si estáis pensando en adquirir una tortuga, sea para vosotros o para enseñar a vuestros hijos cómo tener hábitos y responsabilidades, aquí os ofrecemos algunos consejos básicos para que vuestro compañero con caparazón se quede con vosotros muchos, muchos años.

¿De qué especie es nuestra tortuga?


Tanto si hemos ido a una tienda de animales como si hemos tenido la suerte de adoptar a una tortuga abandonada, debemos preguntar a un experto en animales exóticos de qué especie es nuestra tortuga. 

Si nuestra tortuga es de agua, necesitará un acuario con zonas de tierra para que pueda descansar y tomar el sol siempre que quiera. Tengamos en cuenta que son animales de sangre fría, no regulan su temperatura como nosotros y necesitan un espacio que recree lo mejor posible su hábitat natural (es decir, alejados de las corrientes de aire y temperatura media-alta).

En cambio, si tu mascota es una tortuga de tierra, debemos darle un espacio amplio con suelo apropiado que no le cause problemas veterinarios más adelante. Además, tengamos en cuenta que este tipo de tortugas hibernan, por tanto es necesario habilitar una zona oscura y oculta para que puedan dormir allí el tiempo que necesiten. 

Un truco: si quieres saber a primera vista si tu tortuga es de tierra o de agua, mírale las patas. Si tienen forma de aleta, lo más seguro es que tu tortuga sea acuática; si las tiene redondas y planas, entonces tienes en tus manos una tortuga de tierra 😉

¿Qué comen las tortugas de tierra? ¿Y las de agua?


Comida para tortugas de tierra. Hierba y verduras

Ambas especies tienen etapas de comer mucho y, en el caso de las tortugas de tierra, etapas de dormir y no comer. En general, las tortugas son muy glotonas y suelen aceptar una alimentación muy variada.

Por otro lado, hay que vigilar que reciban una alimentación adecuada para mantenerse en forma. No todos los piensos para tortugas son completos, en muchas ocasiones nos vamos a encontrar con que no les aportan los suficientes nutrientes para que su caparazón esté fuerte.

Para asegurarnos de que tu tortuga reciba todo lo que necesita, aquí os damos una lista de consejos:

  • Las tortugas de agua son omnívoras, mientras que la mayoría de tortugas de tierra son herbívoras, además de muy comilonas, ¡se van a comer todo lo que les des! Compra un pienso especial para tortugas y te asegurarás su salud por dentro y por fuera.
  • ¡No les des alimentos precocinados para el consumo humano! Pese a que para nosotros pueden ser alimentos ricos nutricionalmente, están preparados exclusivamente para nosotros, no para ellas. 
  • Carnes crudas como hígado y riñón, además de pescados como boquerones les gustan mucho a las tortugas de agua, ¡son como manjares para ellas!
  • A las tortugas de tierra les chiflan las verduras, frutas y hortalizas. Dales una hojita de lechuga si quieres ver cómo se la comen de un bocado. 
  • Considera la opción de darles complementos vitamínicos para tortugas. Puede ser que tu hogar no cumpla todas las condiciones idóneas para su cuidado, así que con estos suplementos te asegurarás de que no les falte de nada.

Llévala al veterinario para un primer chequeo


Este es un paso muy importante y, sin embargo, muy poco tenido en cuenta. Las tortugas son animales muy sucios. Se sienten muy cómodas en sitios no muy higiénicos y tienden a acumular bacterias en su caparazón y en las patas. 

Para evitar futuros disgustos, lleva a tu tortuga a un veterinario y, si este lo considera preciso, desparasitala. El veterinario tan solo le dará una pequeña pastilla y tu tortuga estará libre de infecciones y no será peligrosa ni para sí misma ni para ti. 

Es conveniente realizar este proceso al menos una vez cada 2-3 años. Así, tu tortuga estará más saludable y, aunque no pueda hablar, seguro que te lo agradecerá a su manera. 

Imita, lo mejor posible, su hogar


Acuarios para tortugas de agua. Tortuga nadando

Aquí entra en juego lo que hemos hablado previamente sobre las especies de tierra y de agua. 

Las tortugas de agua necesitan nadar y también necesitan una zona de descanso para tomar el sol. Esto quiere decir que, primero, necesitas un sistema de filtración que purifique el agua del acuario y lo deje libre de impurezas y, segundo, una iluminación adecuada para que tu tortuga absorba las vitaminas que le proporciona el sol.

En caso de que en tu hogar no recibas mucha luz solar, existen lámparas de UV que servirán muy bien a tu tortuga para tener los mismos beneficios de una buena siesta al sol. 

Un último detalle muy importante para las tortugas de agua es mantener el agua a una temperatura constante, entre 23 y 25ºC. Los cambios de temperatura bruscos de agua pueden estresar a tu tortuga y provocar enfermedades en el caparazón. Lo mejor es que siempre tenga una temperatura agradable y cálida para que esté confortable y agusto. 

En el caso de las tortugas de tierra, sucede justo al revés. Sitúalas en un lugar con buena iluminación y bien ventilado y serán muy felices. Además, a este tipo de tortugas les encanta pasear, ¡sácalas de vez en cuando de su terrario! Ellas mismas se darán una vuelta por tu casa o por tu jardín y escogerán los lugares más cómodos donde quedarse contemplando el paisaje o jugar al escondite. 

Y, aunque sean tortugas de tierra, también les gusta el agua. Ten a mano un recipiente con agua donde puedan darse un remojón. Si es agua corriente, mejor. 
Por último, y no menos importante, vigila mucho la temperatura y la humedad del ambiente. Las tortugas de tierra son muy propensas a tener anemias, así que, al igual que sus compañeras de agua, debes tener cuidado con las condiciones ambientales de tu hogar. Ten lámparas UV para darles su aporte de vitamina D y mantén la temperatura de su cuarto lo más cálida posible

¿Te han gustado estos consejos básicos para cuidar a tu tortuga? Si te han sido útiles, ¡háznoslo saber en tus comentarios!

5 comentarios

  1. Hola. A mi tortuga de agua, jeroglífica, le gusta estar fuera de su acuaterrario, si fuese por ella estaría siempre fuera. Se estresa dentro y eso que lo tiene muy limpio y es grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.