Blog SuperPet

¿Por qué los gatos eligen comida húmeda?

Comida Húmeda para gatos y piensos secos para felinos.

Si les damos a elegir, nuestros felinos siempre escogen la comida húmeda para su dieta. Hay que tener en cuenta que las necesidades nutricionales de los gatos son diferentes de las de los perros u otros mamíferos. La mayoría de piensos comerciales ya incorporan las proporciones de proteínas, grasas e hidratos de carbono aconsejadas para nuestra mascota. 

Aunque siempre podemos alimentar a nuestro gato con comida casera, si buscamos una dieta equilibrada para nuestro felino, debemos considerar unas recomendaciones básicas en la alimentación de los gatos. 

Los gatos necesitan una alimentación alta en proteínas, alrededor del 30% de su comida, baja en hidratos de carbono, no más del 10%, y con un mínimo del 10% de grasas de origen animal. Si tienes curiosidad por las dietas más recomendadas, echa un vistazo a nuestro post sobre La Dieta Barf.

Nuestros felinos no suelen beber mucha agua, como ya sabéis. Gracias a su ancestro africano, que habitaba zonas desérticas, no tiene la necesidad de beber mucha líquido.  

Además, nuestros gatos no convierten el betacaroteno de los vegetales en vitamina A y es incapaz de sintetizar la vitamina D a la exposición a los rayos solares. Eso significa que en la alimentación de nuestro gato los alimentos de origen animal son fundamentales, al ser la dieta de los gatos estrictamente carnívora.  

Comida húmeda e hidratación de nuestros felinos


La falta de hidratación de nuestro gato puede ser la causa de algunos problemas de salud en el sistema urinario de nuestra mascota. De hecho, una buena hidratación es beneficiosa para el manejo de la pérdida de peso tras un proceso de esterilización.

La comida húmeda nos ayudará a compensar el volumen de comida por ración sin aumentar el aporte calórico, al ser más fácil y exacta la medida de las raciones que les damos. 

cuidado y salud de gatos

Si pasamos a datos más concretos, veremos que la comida seca o pienso se compone de un 5-10% de agua, y la comida húmeda de entre el 60-80% de agua. Así, la cantidad de agua que necesita un gato con una dieta totalmente seca es diferente de la que necesita uno que habitualmente consume latas, bolsas o pack de comida húmeda. 

Posibles efectos por deshidratación en gatos


Observando a nuestro gato podremos detectar algunas alteraciones que nos avisen de una mala hidratación: 

  • Flexibilidad de la piel. Un truco es tirar suavemente de la piel de la nuca del gato. Si el felino está bien hidratado, la piel volverá a su estado normal sin problemas. De lo contrario, quizás haya falta de hidratación.
  • Circulación de la sangre. Otro truco es presionar la encía superior del gato con el dedo. Si al retirar el dedo se observa una marca blanca y no vuelve a color rosado en unos dos segundos, puede ser síntoma de problemas. 
  • Pelo brillante y sano. Una pelambrera en mal estado, o con caídas, suele ser indicador de algún problema de salud del felino, y la deshidratación puede ser uno de los motivos.
  • Frecuencia al orinar. Un gato sano suele orinar unas 2-3 veces al día. Si tu felino apenas va una vez, conviene realizar una consulta a un profesional.

Otros síntomas de un gato deshidratado son el hundimiento de los ojos, un aumento de la frecuencia cardíaca y estreñimiento. En cualquier caso, visita a tu veterinario de confianza para valorar la gravedad de los síntomas. Nadie mejor que tú conoce a tu gato. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.